Miedo a Papá Noel y los Reyes Magos

Categorías: Educación y niños.

¿Alguna vez has llevado a tu hijo a ver a Papá Noel y los Reyes Magos y se ha puesto a llorar? ¿En alguna ocasión has ido con tu hijo a llevar la carta y ha acabado escondido detrás de ti?

Es muy frecuente que tu hijo pase por una etapa en la que tenga miedo a Papá Noel y los Reyes Magos. Aunque saben que no pasa nada, los reyes son buenos, quieren mucho a los niños, les traen regalos… Es muy común ver a niños asustados y llorando delante de estos mágicos personajes.

Miedo a Papá Noel y los Reyes Magos

Los lloros desconsolados al ver a Papá Noel y los Reyes Magos son normales y naturales en la edad. Normalmente entre los 6 meses y los 4 años más o menos. Solo es una manifestación del miedo a los extraños y a lo desconocido. Por su parte, hay que tener en cuenta que cada niño manifiesta el miedo de una manera distinta. Algunos se muestran tímidos, otros salen corriendo, otros pegan gritos, etc.

El miedo no es algo malo. En realidad  los miedos infantiles es algo por lo que tienen que pasar todos los niños durante sus primeros años de vida, y cada niño tiene miedo a algo distinto. Estos miedos son una reacción ante algo desconocido como una alerta de protección. Además si a esto le sumamos los extraños trajes, las enormes barbas, las músicas, las luces y todos los estímulos nuevos y llamativos es absolutamente normal que se sientan asustados.

Otra razón por la que pueden estar asustados es por las “amenazas”. Estos personajes lo ven y lo oyen todo. Ellos conocen sus peores secretos y si se portan mal pueden recibir la temida bolsa de carbón. Muchos se preguntan si pueden lograr ser buenos en las semanas previas a la Navidad y temen acercarse a Papá Noel o a los Reyes Magos y que estos les recuerden alguna de sus travesuras.

¿Cómo hay que actuar frente al miedo a Papá Noel y los Reyes Magos?

A medida que el niño crece y va madurando los miedos se van superando. Claro que los padres somos fundamentales para ayudarles a superarlo a través de nuestra compresión y cariño. Es muy importante que estemos tranquilos, y que no sientan que estamos enfadados, molestos o decepcionados, ya que esto reforzaría una idea equivocada.

Nuestro hijo tiene que sentir que estamos ahí por él. Si no le apetece hacerlo no pasa nada ya volveremos otro día o no, o que si solo quiere mirarlo de lejos puede hacerlo. Es esencial que entienda que estamos ahí para que el disfrute y se lo pase bien.

Tenemos que respetar al niño y no forzarlo a estar con un personaje que no conoce y le hace sentir inseguro. Tener la foto del pequeño en su primera navidad puede ser muy bonito, pero no lo presionéis porque es lo de menos si el niño no quiere.

Si no lo véis aterrorizado, pero sí algo inseguro, una buena idea es que le acompañéis. Ir de la mano de alguien en que confían y que les protege les da mayor confianza y seguridad para enfrentarse a lo desconocido.

Consejos

Procurar no usar las típicas frases que intentan ayudar pero no transmiten tranquilidad ni soluciones. Por ejemplo:

  • No tengas miedo, solo es Papá Noel
  • Mira si todos los niños lo hacen…

Podemos sustituirlas con frases más empáticas, comprensivas que den soluciones, Por ejemplo:

  • Hijo es normal que tengas miedo. (intenta transmitirle empatía y comprensión) Pero Papá Noel/  los Reyes Magos no te hará daño, estás conmigo, yo te protejo. Si quieres vamos juntos hasta donde tú quieras. (transmítele seguridad y confianza frente a esta situación desconocida) Y si no te apetece acercarte no pasa nada, otro año, cuando seas más mayor ya no te asustará. (pero déjale claro que el decide y si no se siente a gusto no hace falta hacerlo)

De todas maneras tampoco podemos olvidar que cada niño es diferente. Algunos niños están encantados de poder conocer a Papá Noel y los Reyes Magos de cerca, darles la carta en mano, hablar con ellos, incluso algunos darle un beso y lo que haga falta. Pero eso no significa nada, quizá nuestro hijo tiene miedo a Papá Noel y los Reyes Magos pero se sienta cómodo en otras situaciones que a otros les produzcan temor, es importante que no le comparemos con los otros niños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *