Ideas para no aburrirse en nochevieja con los niños

Categorías: 12 Fiestas en diciembre.

En Petit Explorador hoy os proponemos un listado de ideas para no aburrirse en nochevieja con los niños:

Ritual de las uvas

Haz que los pequeños colaboren en la preparación de las uvas y explícales el significado y lo que hay que hacer. Puedes también adaptar el ritual a ellos y partir las uvas, o sustituirlas por algo más pequeñito.

 

Concurso de fotos divertidas

Con una cámara digital o con el Smartphone haz una foto a cada uno. Pídeles que posen de forma especial y divertida, podéis usar complementos de nochevieja (antifaces, pelucas, matasuegras, etc).  Haz las fotos individualmente, los demás no podrán ver las fotos del resto. Después de hacer todas las fotografías, reúne a todos y mirarlas juntos. La foto ganadora será la que más risas cause.

 

Villancicos

Podéis aprovechar esta ocasión para enseñar a los más peques de la casa nuevos villancicos. Otra opción es que los niños os canten el villancico de la actuación de navidad del colegio. Todo mundo se sabe canciones de navidad, y ya entrados en ambiente no hay nadie que no quiera cantar.

Para los que tengáis hijos más mayores una idea muy divertida es inventar nuevas letras a villancicos clásicos o poner letra navideña a canciones actuales de rock o pop.

 

 Adivinar propósitos de Año Nuevo

Cada miembro de la familia debe apuntar en una hoja individual en blanco algunos propósitos para el año 2017. Colocar todas las hojas en una caja o cesta. Después cada uno tendrá que sacar un papel y leerlas en voz alta. Los demás tenéis que intentar adivinar de quien es el propósito. Invéntate algunos de los propósitos que leas para despistar y que sea más divertido. Por ejemplo: “Este año voy a cuidar más el medio ambiente, por eso no me pienso duchar hasta el 2018.” o “Este 2017 me lo voy a currar y voy a pensar en una contraseña que no sea 1234.”

 

Brindis familiar

Con la llegada del año nuevo todos brindamos. Prepara copas para los niños y niñas, rellénalas con agua, zumo o algún refresco y brinda con ellos. A ellos les encantara sentirse como un más, y seguro que hacen bromas fingiendo que son mayores y también beben en copas. Si quieres puedes comprar copas de plástico para los niños.

 

Los deseos

Una de las cosas que se puede hacer juntos esa noche es desprenderse de todo lo que ya no nos sirve (emocionalmente hablando). Así que podemos escribir en un papel bonito todo lo que deseamos que desaparezca de nuestra vida, para que deje hueco y pueda entrar lo que sí aceptamos con agrado.

El papel de las cosas negativas lo quemaremos en una olla en el centro de la mesa antes de las 12pm, para que se vayan con el Año Viejo. En otro papel escribiremos lo que queremos que aparezca este nuevo año en nuestras vidas y lo gaurdaremos.

 

La tele sin sonido

Se trata de encender la televisión o poner alguna película que tenga personajes dialogando. Se baja el volumen y se inventan diálogos divertidos que no tengan que ver con la escena. Al principio costará un poco pero a medida que las personas se van desinhibiendo, saldrán las conversaciones más disparatadas. Esto estimula la creatividad, la imaginación y la improvisación.

 

El Amigo Invisible

Un clásico y uno de los juegos más populares “El amigo invisible”. Consiste en hacer un regalo manual a la persona que te ha tocado sin saber quién te va a regalar a ti. Como se trata de elaborar algo hecho por nosotros pueden participar niños y adultos.

 

Mímica 

Para jugar necesitas tres papelitos y un bolígrafo por cada miembro de la familia. Cada uno debe escribir un personaje real o ficticio (hay que tener en cuenta que muchos personajes los niños pequeños aun no los conocen).

Forma dos o tres equipos (intenta separar a las familias) y que cada equipo escoja a un representante. El representante no puede hablar y tiene que actuar con mímica. Gana el equipo con más aciertos en las adivinanzas.

 

La cápsula del tiempo

Comienza una nueva tradición familiar: hacer una cápsula del tiempo cada noche de año nuevo. Como familia, decora una pequeña caja de zapatos u otro contenedor con una tapa. Llena la cápsula del tiempo con fotografías familiares, recortes de periódicos, una carta y otros objetos pequeños que representen a tu familia en el momento de hacer la cápsula. Cada niño puede seleccionar un objeto especial que lo ayude a recordar el año e incluirlo en la cápsula, pero asegúrate de que los niños no incluyan objetos que extrañarán más adelante. Puedes abrir la cápsula del tiempo el año siguiente o mantenerla cerrada por varios años antes de volver a revisar su contenido.

 

Con todas estas ideas seguro que pasáis un divertidísimo fin de año en familia. Pero sobre todo, recuerda que como adulto es importante animarse, si los niños ven cómo lo hacemos, ellos también lo intentarán.

Feliz 2017 familias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *